El conductor macrista Luis Majul escribió una columna en el diario La Nación para justificar el salvaje aumento en lo servicios públicos que impuso el Gobierno.

El presentador utilizó dos viejos argumentos del macrismo para salir a militar el ajuste: "la pesada herencia" y el "derroche" de los consumidores.

En su férrea defensa del ajuste, Majul consideró que "la peor noticia para Presidente, sin lugar a dudas, es que la brecha que separa a la vida real con su deseo de que los argentinos gasten menos energía sigue siendo enorme" y resaltó que "los porteños prefieren gastar menos dinero en alimentos, antes que resignar el uso el acondicionador de aire a full en verano y la caldera o la estufa a todo lo que da en invierno"

Y, en referencia a la "pesada herencia" disparó: "Sea como fuera, cualquier cosa parece mejor que seguir con la doble mentira de que la energía era casi gratuita y que como Dios es argentino no la terminaba pagando nadie".