Ante la polémica y la situación de confusión respecto a las finales de la Copa Libertadores, que enfrentarán a River Plate y a Boca Juniors, el presidente, Mauricio Macri, intentó llevar tranquilidad a las y los fanáticos del fútbol al contar que le pidió a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que asegure la presencia de público visitante en los partidos. Sin embargo, no le salió muy bien.

“Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz. Le pedí a la Ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir”, escribió Macri desde su cuenta personal de Twitter.

Embed

Las recriminaciones y los insultos por parte de la gente no tardaron en aparecer, incluso de hinchas de ambos equipos y de personas que lo votaron. Entre otras cosas, cuestionaron que, desde su rol, se debería ocupar “de temas más importantes”, como los tarifazos, el aumento de la nafta y de la inflación, mientras que hay gente que “pasa hambre”.

Embed
Embed
Embed

Además, también le recordaron que, en las últimas horas, la propia Bullrich manifestó un inquietante mensaje al expresar que “el que quiere andar armado, que ande armado”, porque “Argentina es un país libre”, lo cual deja dudas respecto a cómo podrá mantener un ambiente tranquilo y seguro durante los partidos si hay público visitante.

Embed

De hecho, para el ministro de Seguridad y Justicia porteño, “no están dadas las condiciones” para poder sostener dos eventos deportivos de tamaña magnitud, sobre todo a pocos días del inicio de la cumbre del G20 de la cual la Ciudad de Buenos Aires será sede.

Embed
Embed
Embed
Embed

LEÉ MÁS: NAFTAZO: SUBRE EL COMBUSTIBLE OTRO 7% Y ACUMULA UN 76% EN EL AÑO