La superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River expuso la improvisación del Gobierno de Cambiemos: a solo minutos de que el propio Presidente Mauricio Macri anunciara que pidió formalmente para que los visitantes puedan ir a los dos finales, el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, salió a responderle y aclaró que "no están dadas las condiciones" para que eso ocurra.

LEE MÁS "Mauricio Macri pidió a Patricia Bullrich que los visitantes puedan ir a las finales Boca-River"

En declaraciones al canal A24, Ocampo afirmó que "no es factible un River - Boca con visitantes". "El fútbol tiene mucho que cambiar hacia adentro, si alguien me dice que no va a haber violentos y nadie va acorrer peligro, mañana lo hacemos. Pero mientras haya un solo vecino de la Ciudaden riesgo, la decisión va a ser la misma".

Embed

Los dichos de Ocampo ocurrieron solo minutos después del tuit del presidente, que ante el hecho "histórico" salió a anunciar que hizo el pedido a la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, para que se contacte con su par porteño y puedan hacer un operativo tal para permitir las hinchadas visitantes en ambos encuentros.

Las finales están pautadas para el 10 y 24 de noviembre, a las 16 horas cada una, ya que la cumbre del G20 obligó a modificar las fechas originales, pactadas el 7 y el 28 de noviembre.