Tras la derrota de Ernesto Sanz en las PASO, la Unión Cívica Radical (UCR) se quedó sin candidato para pelear la presidencia en octubre. En diálogo con El Destape, el diputado nacional y presidente de la UCR en Santa Fe, Mario Barletta manifestó su sorpresa por el escaso porcentaje de Sanz y manifestó su apoyo a la candidatura de Macri. Además, apoyó un acuerdo entre los candidatos opositores al kirchnerismo en un hipotético balotaje.

- ¿Esperaba el porcentaje que obtuvo Ernesto Sanz en las PASO?

- Teníamos la expectativa de hacer una mejor elección, que no se logró y que nos llevará a hacer un análisis profundo. El partido tiene que hacer un análisis de problemas estructurales que vienen desde hace tiempo, de problemas de construcción política, de la cohesión interna que es muy importante y al radicalismo le cuesta muchísimo encolumnarse. La convención en Gualeguaychú no dejó contento a todos los radicales, pero este es un partido político que funciona como tal y las decisiones se toman de acuerdo a las pautas establecidas y no a puro de dedo como hace el peronismo. El radicalismo tiene que hacer un análisis del funcionamiento de un partido en un escenario en el cual se debilitan los partidos políticos porque hay una democracia de candidatos y no de partidos.

- ¿Qué autocrítica hace desde la UCR para que se dé este escenario?

- Tenemos que sentarnos los actores de distintos partidos políticos y analizar esta situación porque las normas que rigen los procesos electorales, de algún modo han mejorado algunas situaciones y de otro modo las han empeorado. Por ejemplo, las PASO surgieron a raíz de que en los partidos políticos un grupo de cuatro o cinco dirigentes manipulaban las candidaturas, entonces se plantearon las internas abiertas para que todos participen de la elección. Esto debilitó a los partidos políticos porque les quitó la capacidad de definir quiénes son sus candidatos. También que se hable de personas y no de proyectos debilita a los partidos porque no se conoce cuál es el proyecto político de cara a los próximos cuatro años de cada uno de los candidatos. La gente vota más en función del candidato que más le gusta que a un proyecto. No pongo excusas de por qué no fue mal. Tendremos que hacer una autocrítica, pero todo esto atenta contra la estructura partidaria y el más perjudicado es el radicalismo.

- Al no tener un candidato en octubre ¿Cree que fue un error haber conformado el frente CAMBIEMOS con Macri y Carrió?

- Acá el problema no es si tenemos o no candidato, el problema es que la gente no puso su mirada en el radicalismo como opción política. No tener un candidato en octubre, sentimentalmente puede doler pero a mí me preocupa el porcentaje de adhesión de la ciudadanía para con el radicalismo.

- ¿Va a votar a Macri en octubre?

- Soy respetuoso de las decisiones y me guste o no las acepté en la convención y trabajé y perdimos y como perdimos acompañaré al que ganó. Es una conducta ética cumplir con los compromisos que uno asume cuando acepta ser parte de un espacio frentista. Parece que en Argentina llama más la atención aquellos que cumplen con los compromisos y son respetuosos de la conductas de la construcción política y esto no es lo mejor. Esto no quiere decir que comparta los lineamientos del PRO. Soy y seguiré siendo radical, y en caso de ser gobierno son muchas las herramientas que tenemos para que la políticas que se se lleven adelante sean claras políticas que tengan en cuenta los principios del radicalismo. No vamos a corrernos un milímetro de lo que son nuestras ideas.

- ¿Qué puntos en común tiene con el PRO?

- Más allá de lo que propone el PRO, tengo una convicción brutal para que no nos siga gobernando este grupo faccioso, comprometido con el narcotráfico, populista y que quiere que los pobres estén mejor pero que sigan siendo pobres para que les sigan respondiendo y tantas otras cosas me dan la pauta de que no quiero que los Kirchner nos sigan gobernando buscando impunidad.

- ¿Está a favor de un acuerdo opositor de cara a las elecciones generales?

- No puede existir ahora un acuerdo político-jurídico porque cada uno tiene que mantener sus votos e intentar crecer. Lo que podría haber es un acuerdo entre Massa, Macri, Stolbizer y Rodríguez Saá de que en la segunda vuelta todos apoyen al candidato opositor al gobierno sobre la base de un acuerdo programático para que cinco o seis políticas principales se pongan en marcha.