Agustín Muñoz, un joven de 18 años que vivía en Bariloche, se suicidó luego de que una amiga lo denunciara públicamente por presunto abuso. La joven reconoció luego de la acusación que en realidad era falsa pero eso no impidió que Muñoz decidiera quitarse la vida.

De acuerdo a la información publicada por La Mañana de Neuquén, el joven participaba de una marcha por el tradicional Centro Cívico de Bariloche, en contra de los casos recientes de abusos. En esa manifestación se lo mencionó como un presunto victimario y fue repudiado en la marcha, para su sorpresa.

La acusación provino de una amiga suya, que realizó una serie de posteos en Facebook e Instagram apuntándolo. De acuerdo al citado medio, se trató de una represalia por una discusión que habría mantenido. Muñoz cayó en una depresión tras enterarse.

La joven luego le contó el episodio a su madre, Silvia Castañeda, y hasta se comunicó con Agustín para pedirle disculpas y decirle que iba a explicar la situación. El joven le pidió que vaya a la Justicia a hacerlo, a lo que se negó.

“No puedo hacer más que pedir disculpas... de los errores se aprende y me las mandé posta”, publicó luego en su Instagram la adolescente, admitiendo su culpa. Eso no fue suficiente y Muñoz, profundamente deprimido, se suicidó.

En declaraciones al sitio Bariloche 2000, la madre del joven, Silvina, relató que Agustín “era un ser muy sensible y a raíz de esto se desequilibró emocionalmente hasta llegar al punto de tomar esta decisión". Luego, pidió "dejar de atacar" a la chica. "Sólo busqué generar conciencia... no odio hacia un ser humano", "es una chica que se equivocó", dijo.

En esta nota