El ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Roberto Baratta apeló la ampliación de su procesamiento que dispuso el juez Claudio Bonadio el pasado 27 de noviembre, insistió sobre la doble vara de su prisión preventiva y apuntó de nuevo contra Paolo Rocca y las contradicciones de su declaración.

No se comprende por qué Baratta está preso por obstrucción de la justicia”, señala una vez más el escrito presentado por su abogado Juan Pablo Alonso, al que accedió El Destape. “Todas las personas del Holding Techint se encuentran en libertad luego de haberse verificado que antes del allanamiento ordenado por V.S. se vaciaron servidores, computadoras y, probablemente, se hizo desaparecer documentación de la sede del Holding Techint. Si esto no es obstrucción a la investigación, ¿cómo resulta posible que Baratta, a quien no se le probó ningún hecho de obstrucción (solo se presume que podría obstruir) se encuentre con prisión preventiva? Un nuevo ejemplo de aplicación desigualitaria de la ley en este expediente”, sostiene el abogado de Baratta, subrayado en el original. Plantea, a su vez, la diferencia entre Paolo Rocca y Gerardo Ferreyra, siendo que ambos se negaron a declararse arrepentidos pero el primero está libre y el segundo preso.

Baratta planteó que la última resolución de Bonadio, por la que procesó a Rocca y amplió su procesamiento como funcionario, es confusa y que no explicita qué hechos le endilga. “Se amplía el procesamiento de mi defendido por 8 hechos de admisión de dádivas, pero no se explica en la resolución cuáles son esos hechos de admisión de dádivas en concreto. Puntualmente, se endilgan los hechos 4.- B (Losson), C (Sánchez Caballero), D (Pescarmona), M (Roggio), N (Taselli), U (Marconi), V (Padoan), x (Aranda) e Y (Lasaletta), que son nueve y no ocho ítems. Pero resulta que Padoan se le imputan dos hechos de dádivas y no se explica en cuál de los dos es imputado Baratta, y tres hechos a Lassaletta y no se indica en cuál de los tres Baratta está imputado”, dice el escrito al que accedió El Destape. El abogado de Baratta dio más ejemplos de confusiones en torno a los hechos que le imputan a Baratta y aseguró que eso le impide una defensa adecuada.

No obstante ello -sostiene el abogado Alonso-, y como esta defensa no abriga ninguna esperanza de que este auto de procesamiento confuso sea declarado nulo (ya que nulidades mucho más groseras -como la artificial conexión entre esta causa y la causa ‘Gas Natural Licuado’- han sido rechazadas), intentaré ejercer el ministerio de defensa en el marco de este confuso procesamiento”.

Como en sus presentaciones anteriores, Baratta insiste en el disímil trato que recibe en comparación con otros procesados en la causa de la fotocopia de los cuadernos. En los escritos previos señaló la doble vara en torno a la prisión preventiva y argumentó que los empresarios, los arrepentidos y los que no, tienen muchos más recursos para obstaculizar la investigación y fugarse que él. Baratta viene haciendo especial hincapié sobre Paolo Rocca, que primero digitó el día de su declaración, luego ni siquiera se arrepintió y finalmente aseguró que uno de sus gerentes pagó coimas de su bolsillo. Ahora, tras el procesamiento de Rocca, el abogado de Baratta planteó: “Debo presumir que el hecho por el que está procesado Rocca (1 hecho de cohecho activo) no tiene ninguna vinculación con las 8 dádivas imputadas a mi defendido. Es más, en la declaración de Rocca no se menciona en ninguna oportunidad a Roberto Baratta”.

En el escrito, Baratta insistió en que Rocca mintió, que la vinculación del holding Techint no se limitó a los negocios en Venezuela sino que fue el mayor contratista de obra pública durante la gestión de Julio De Vido en el ministerio de Planificación, que Bonadio tomó por ciertas las declaraciones de Luis Betnaza cuando hay pruebas de lo contrario y que, además, se contradicen con las de Rocca. Según Baratta, si Bonadío “considera verdaderos los dichos de Betnaza, (Héctor) Zabaleta y (Claudio) Uberti (cosa que así sucedió al homologarlos como imputados colaboradores) entonces Rocca falta a la verdad al afirmar que su único vínculo con los Gobierno de Kirchner y Fernández fue la expropiación de SIDOR en Venezuela. O, de lo contrario, si Rocca dice la verdad, entonces mienten Betnaza Zabaleta y Uberti, y debería darse por decaídos los beneficios del instituto ‘imputado colaborador’”.

El auto de procesamiento que apelo es irracional: no puede considerarse como verdaderos los dichos de Rocca, Uberti, Betnaza y Zabaleta a la vez. Si unos dicen la verdad otros mienten. O todos mienten (esta es la hipótesis que sostiene mi defendido y, por cierto, parece la más sensata)”, sintetiza el abogado de Baratta en la presentación a la que accedió El Destape.

Baratta señaló otras inconsistencias vinculadas a varios empresarios, entre ellos Marcelo Mindlin, que simplemente negó el pago de coimas y Bonadio, en la misma resolución, le dictó una falta de mérito.

En esta nota