Tres cámaras empresarias que representan a los bancos y el sindicato de empleados bancarios reclamaron al Gobierno que emita un billete mayor a 100 pesos para contrarrestar la complejidad de las operaciones por la alta demanda de dinero en sucursales y cajeros.

En una inédita alianza, la patronal y los trabajadores se unieron para expresar un reclamo que consumidores y sectores de la oposición política venían planteando desde hace tiempo: el billete de 100 pesos quedó chico debido al fuerte avance de la inflación en los últimos años.

La presentación fue realizada por los inconvenientes y sobrecostos que provocan la enorme cantidad de papel moneda que se ven obligados a manejar ante un billete de mayor denominación tan pequeño y por los problemas que les genera en la relación con el público y las empresas, según publicó la agencia Noticias Argentinas.

Las cámaras bancarias que firman la nota enviada al presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli son: Adeba (bancos privados de capital nacional), ABA (entidades extranjeras) y ABE (banca especializada); Abappra, que agrupa a los bancos públicos, no participó.

El 56 por ciento de los retiros por cajero automático superan hoy los 2000 pesos y la extracción promedio, que era de 380 pesos en febrero de 2008, ronda los 1500 pesos en la actualidad, de acuerdo con datos del sector financiero.

Las personas o familias que alquilan la vivienda en la que residen, por ejemplo, se ven obligadas a circular con un fajo de billetes de cien pesos cada vez que tienen que ir a la inmobiliaria o al encuentro del dueño de la propiedad para realizar el abono mensual. Esa situación y otras de la vida cotidiana obligan a los bancos a cargar las expendedoras cada vez con más billetes de 100 pesos, al extremo de que hoy hay cajeros que sólo se llenan con billetes de esa denominación y ya no con aquellos de 50, 20 o 10 pesos.

El Gobierno se niega a habilitar la emisión de un billete de 200, 500 o 1.000 pesos, porque eso sería reconocer que los precios se dispararon en los últimos años y aumentó fuertemente el manejo de dinero físico, pero sí en cambio rediseño los 100 pesos en dos series, con las imágenes de Eva Duarte de Perón y más recientemente con las Madres de Plaza de Mayo.

En diciembre de 2000, los billetes de 100 pesos representaban el 22,3 por ciento del total de la circulación y en la actualidad ya alcanzan al 66,4 por ciento, es decir, algo más de dos de cada tres de los que están en circulación. Esto significa que la cantidad de billetes en el período se incrementó 931 por ciento, mientras que la cantidad de unidades de 100 pesos aumentó tres veces más, en un nivel del 2.957 por ciento, según datos del sector.

En los bancos recuerdan que el pago del salario promedio registrado, que demandaba 9,3 billetes en los 90, ahora insume 107,3.