La bomba de las Letras de Liquidez (Leliq) ya representan un verdadero dolor de cabeza para el Gobierno. El stock de estos títulos de deuda roza el billón de pesos y las consecuencias pueden atentar contra uno de los grandes objetivos del Gobierno en 2019: el déficit fiscal cero.

En la actualidad, las Leliq representan el 70% de la base monetaria. El año pasado, los intereses que pagó el Banco Central (BCRA) fueron casi $ 132.000 millones.

Embed

Sólo en lo que va del 2019, los intereses pagados por el BCRA ya se acercan a los $129.000 millones. Las cifras corresponden a lo registrado en el primer trimestre.

LEER MÁS: Dólar hoy: bordea los $ 45 y el riesgo país se acerca a su pico

Las proyecciones de este stock de deuda del BCRA, hoy solo en manos de los bancos, superaría los $ 1.516.000 millones para fin de año, siendo el 113% de la base monetaria. Además, los intereses mensuales rondarán casi los $83.000 millones para diciembre.

Mientras tanto, el Gobierno comienza a tambalear en el cumplimiento de la meta de déficit cero pactada con el Fondo. El equipo económico mantiene el ajuste del gasto vía reducción de los subsidios económicos (suba de tarifas y de servicios), recorta los gastos de capital y sigue licuando los salarios públicos.

Sin embargo, el gasto en intereses de la deuda pública generaría un déficit cuasifiscal de casi 4 puntos del Producto a fin de año. El término hace referencia a aquel que se origina en el resultado financiero del Banco Central.