A pesar de los intentos del Banco Central (BCRA) para bajar la cotización del dólar, las constantes subas de la tasa de interés no han surtido efecto. Con la última convalidación del ente rector, la tasa marcó el récord más alto desde la megacrisis social de 2002.

Para secar la plaza de pesos, como marca la ortodoxia económica, el Central colocó $ 85.824 millones en la segunda subasta de Letras de Liquidez (Leliq) a una tasa promedio del 74,03%, contra el 74,09% de la licitación previa.

LEER MÁS: El dólar volvió a aumentar pese a la tasa de interés récord

De esta manera, el nivel de tasa llegó al nivel más alto desde la crisis de 2002. En agosto de aquel año, el promedio mensual trepó al 102%.

Embed

El antecedente genera preocupación entre los inversores, que observan en Argentina un potencial default ante la inestabilidad del tipo de cambio y las dudas en torno a cómo afrontar la deuda externa en los próximos cuatro años.

En esta nota