El periodo de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación se inició el 1º de marzo con el discurso de Mauricio Macri. En el recinto se podía ver a los diferentes legisladores. A los oficialistas aplaudiendo, mientras que los opositores, sostenían todo tipo de reclamos, entre ellos por los recortes y despidos en el inti y el elemento que más se visibilizó, el pañuelo verde a favor del aborto, legal, seguro y gratuito.

Por ese entonces, en un breve discurso, Macri habló de un estado al servicio de la gente, moderno y facilitador. Habló acerca de la economía “una de las prioridades es que los argentinos puedan ahorrar”, dijo, sin tener en cuenta la crisis económica que se avizoraba.

“El año 2017, tres millones de familias tomaron créditos del ANSES para hacer refacciones o conectarse a las redes de cloaca y agua. Todo fue posible, entre otras razones porque la inflación está bajando. La inflación de 2017 fue menor a la 2016. La de este año va a ser aún menor” decía el Presidente.

Embed

Sin dudas, fue uno de los peores años en la vida parlamentaria democrática. Aunque también la discusión tuvo un hito importante: por primera vez se llevó adelante en ambas Cámaras el tratamiento de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En el año 2018 se sancionaron 48 leyes en total en el Congreso, 32 en el periodo ordinario ( del 1 de marzo al 30 de noviembre) y 16 en el periodo extraordinario.

La cantidad de sesiones de este año también es de las más bajas desde el regreso de la democracia. La Cámara baja se reunió 15 veces en 2018. Fueron 5 sesiones especiales, apenas 2 ordinarias, 4 informativas del jefe de Gabinete y 3 del período extraordinario. Se realizaron además 4 sesiones en minoría, que la oposición convocó para tratar proyectos sobre los “tarifazos”, el acuerdo con el FMI, la paritaria nacional docente y dos decretos del Poder Ejecutivo.

Embed

Sin duda alguna una de las discusiones más importantes fue la que debatió el aborto legal. Un hecho inédito ya que demandó en total cuatro meses: arrancó el 10 de abril con las exposiciones en la Cámara baja, y culminó el 9 de agosto con la votación del Senado, que resultó con 38 votos negativos, 31 positivos y 2 abstenciones.

La discusión por el aborto generó internas dentro del oficialismo y en otros partidos por sus posiciones. No fue el único tema que resquebrajó al oficialismo: también los aumentos de tarifas, y más recientemente, el protocolo para las fuerzas de seguridad, quien sobre todo se opuso fue Elisa Carrió.

Otro de los debates con mayor intensidad fue el de los aumentos por tarifas o “tarifazos” como lo denominó la oposición. Hubo un intento fallido al cual no asistió el diputado Alfredo Olmedo pero, después de idas y vueltas, se consiguió aprobar en ambas Cámaras, sin embargo, Macri lo vetó inmediatamente después de la maratónica sesión el 31 de mayo.

También conllevó una intensa discusión el Presupuesto 2019.

El año tuvo un balance negativo para Cambiemos. Entre una interna con su principal aliada, Elisa Carrió, que dificultó que se sancionen dos leyes que pretendía el Ejecutivo: la ley contra barrabravas, y la de regulación de financiamiento de los partidos políticos.