Las automotrices Fiat Chrysler, Renault y General Motors suspenderán a alrededor de 5.500 operarios y congelarán la producción por una semana por la caída de demanda y la acumulación de stocks.

En el caso de Fiat, cuyo presidente es el empresario macrista Cristiano Rattazzi, la suspensión se llevará a cabo desde el lunes 24 hasta el viernes 28 de septiembre y recaerá sobre los 2.300 trabajadores que trabajan en la localidad de Ferreyra (Córdoba).

Por su parte, Renault suspenderá en el mismo plazo a 1.800 operarios en la planta ubicada en la localidad de Santa Isabel, donde se fabrican los famosos modelos Sandero, Sandero Stepway, Logan, Fluence y Kangoo.

Industria automotriz

En el caso de General Motors, la automotriz suspenderá a 1.400 operarios de su planta de General Alvear. Además, decidieron bajar un turno de producción en la planta hasta enero de 2019. Con las suspensiones, los empleados cobrarán el 70 por ciento del salario.

Desde la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba alertaron sobra la situación de "serio riesgo" en el mercado automotriz: “la gravedad de esta situación provocará que las autopartistas locales deban adecuar sus niveles de producción a los volúmenes de trabajo de las terminales”.