El presidente de la Nación Mauricio Macri anunció la eliminación de las retenciones al trigo, el maíz, el sorgo y la carne y la rebaja de la de la soja. Esto se suma a la ya anunciada devaluación. Este escenario beneficiará a los productores agropecuarios por partida doble, ya que aumentarán los precios de los alimentos y pagarán sustancialmente menos impuestos.

Un aumento del 40% del tipo de cambio significará para el campo duplicar sus precios actuales en algunos casos. En el caso de la harina, el ascenso se ubicará en el 110% y llevará a la bolsa de kilo a $ 19,74.

LEÉ MÁS ¿Las empresas lácteas se van de Precios Cuidados?

El trigo tiene una incidencia levemente inferior en el pan, por los otros costos que entran en juego en la cadena, por lo que la baguette aumentará un 88% a $ 10,90. En tanto, la bolsa de fideos subirá 78% a $ 27,23.

Además, esta suba disparará el aceite un 51% a $ 16,78, ya que en el corto plazo Cambiemos reducirá los impuestos un 5% por año.

En cuanto a las carnes, el asado subirá un 82% a $ 182. El presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, justificó la escalada de precios de las últimas semanas por las expextativas al acusar que "el precio de la carne estuvo pisado durante años".

Otro de los bienes de la canasta básica afectados será el pollo, que es alimentado en base a maíz, y escalará un 98% a $ 47,50. Asimismo, la leche trepará un 95% desde los $ 10 hasta los $ 19,50.