La ANSES oficializó el aumento a las jubilaciones y beneficiarios de la seguridad social que regirá a partir de septiembre, producto de la reforma previsional. El incremento será de 6,68% y dejará a los haberes por debajo de la inflación.

Esto es por la aplicación de la reforma previsional sancionada en diciembre último, que modificó la fórmula de movilidad por un esquema que tiene en cuenta el 70% del índice de inflación y un 30% el aumento de los salarios. Además, cambió losa ajustes de semestrales a trimestrales.

Según la resolución 10 de la Secretaría de Seguridad Social, del Ministerio de Trabajo, "el valor de la movilidad prevista en el artículo 32 de la Ley Nº 24.241 y sus modificatorias, correspondiente al mes de SEPTIEMBRE de 2018, es de SEIS COMA SESENTA Y OCHO por ciento (6,68 %)".

De esta manera, la jubilación mínima que actualmente está en 8096 pesos (y $8200 para quienes tengan 30 años de aportes asegurados), pasará a 8.636 pesos el mes próximo.

La jubilación, así, habrá ascendido un 19,18% entre enero y septiembre, producto de los incrementos acumulados del 5,71 y 5,69% en marzo y junio, respectivamente. Sin embargo, la inflación, de acuerdo al INDEC, alcanzó el 16% solo en el primer semestre del año, y se espera un índice cercano al 3 por ciento en julio.

De esta forma, todos los beneficiarios de la seguridad social (alrededor de 17 millones de personas), habrán perdido ante la inflación, pese a las promesas del Gobierno de que esta nueva fórmula era más beneficiosa.

Este es el mismo índice con el que se actualizan las asignaciones familiares, Asignación Universal por Hijo y pensiones. El Gobierno suspendió por 30 días su decisión de eliminar el plus por zona desfavorable para las asignaciones por hijos en la Patagonia y provincias del NOA y NEA.

19,18%