El aumento en las harinas y los panes no dejan de preocupar a los panaderos. Los fuertes aumentos que comenzaron a gestarse desde diciembre hasta la fecha provocaron la caída en ventas y una preocupación en el mercado.

"Cada vez es peor. Los aumentos repercuten en nuestro negocios. A la gente no le alcanza el dinero, está planchado el consumo. A los que pagamos todos los impuestos cada vez se nos hace más difícil", denunció Gerardo Di Cosco, Presidente de la Asociación de Industriales Panaderos de Rosario.

Según Di Cosco los aumentos en el pan y la harina se convirtieron en un "combo explosivo" para la industria. En enero, el pan aumentó entre un 8 y un 12 %, mientras que se espera un aumento del orden del 5 % para la próxima semana.

En el caso de la harina, desde mediados de diciembre lleva un aumento de entre un 25 % y 32 %. El aumento del dólar tampoco ayuda a mejorar la situación. "Los molineros no quieren vender el trigo por el dólar. Están exportando, no les conviene vender en el mercado interno y sigue aumentando la harina".

La harina que ante pagaban alrededor de 280 pesos, hoy llega, en muchos casos, a 360. "Se nos está complicando cada vez más. No podemos hacer nada si no participa el Estado", concluyó Di Cosco.

En esta nota