El desastre en enclave español del norte de África acaba con los sueños europeos de los inmigrantes

01 de julio, 2022 | 13.37

Salah Eddine Ahmad Mousa se embarcó en una larga y peligrosa odisea hacia Europa tras huir de la guerra en Darfur en 2018, y acabó identificando la frontera terrestre de Marruecos con un enclave español como el punto de entrada más seguro.

Pero el viaje del refugiado sudanés se detuvo de forma desastrosa la semana pasada, cuando él y otros 2.000 migrantes intentaron entrar en la posesión española de Melilla, en el norte de Marruecos.

El intento provocó la muerte de al menos 23 migrantes y desencadenó violentas escaramuzas con las fuerzas de seguridad marroquíes y los guardias fronterizos españoles. Las autoridades marroquíes dijeron que las muertes se produjeron por aplastamiento tras lo que denominaron una estampida, y por la caída de los inmigrantes desde una valla alta.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Tirado entre los fallecidos y los heridos, Mousa se hizo el muerto para sobrevivir, dijo, relatando uno de los episodios más desesperantes de una caminata de años a través de Egipto, Libia y Argelia.

El joven de 24 años dijo a Reuters que había elegido Marruecos como trampolín hacia un refugio en Europa porque su frontera terrestre, según había oído, se podía atravesar sin la ayuda de contrabandistas.

Alarmado por el desastre de Melilla, donde dice que el puesto fronterizo fue asaltado por inmigrantes desesperados por el hambre, ahora busca una ruta menos arriesgada.

"No quiero quedarme en Marruecos. Tengo que encontrar un país seguro", dijo, en una sentada de solicitantes de asilo frente a la sede de la agencia de la ONU para los refugiados en Rabat.

La mayoría de los participantes en la sentada tenían cicatrices y heridas de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en Melilla y de los intentos de escalar la valla que separa el enclave de Marruecos.

Marruecos niega haber hecho un uso excesivo de la fuerza y ha demandado a 65 inmigrantes, en su mayoría sudaneses, por cargos como organizar el cruce, atacar a las fuerzas de seguridad y provocar incendios en los bosques.

Mousa admite que algunos de los inmigrantes llevaban armas sencillas.

"Teníamos que ir armados con palos para defendernos", dijo. "La seguridad marroquí respondió golpeando y utilizando gases lacrimógenos y balas de goma. Tuvimos que defendernos".

VIAJE INTERMINABLE

Mousa, un agricultor de Darfur Occidental, dijo que dejó su hogar en 2018 para ir a Egipto después de que su padre fuera asesinado por las milicias árabes que saquearon el ganado de la familia y contaminaron su único pozo.

Trabajó durante cuatro meses en Egipto para ganar el dinero suficiente para viajar a Libia, un país inestable desgarrado por años de guerra. Allí trabajó en un mercado de verduras.

Desde Trípoli, Mousa hizo dos intentos fallidos de llegar a Italia, antes de enterarse por unos amigos de que "Marruecos (...) tenía fronteras terrestres con España que podíamos saltar sin tener que pagar a ningún traficante".

Mousa viajó a Argelia a través de la zona desértica sahariana de Debdeb, entrando ilegalmente en Marruecos en el verano de 2021. "No puedo contar los muchos días que pensé que moriría de sed o de hambre", relató.

La travesía de la semana pasada fue el intento más mortífero que se ha producido en cualquiera de los dos enclaves de España en Marruecos y el mayor desde que Rabat y Madrid acordaron este año reforzar la cooperación en el control de las fronteras.

Mousa dijo que las fuerzas marroquíes habían destruido los refugios donde los inmigrantes viven a la intemperie en los bosques "y nuestra comida".

"Durante tres días, no tuvimos nada que comer en las montañas. Íbamos a morir de hambre. Así que no tuvimos otra opción que marchar en grupo hacia la valla el viernes".

Con información de Reuters

LA FERIA DE EL DESTAPE ►