"Tienen una obsesión con la entrepierna": Flor de la V reveló el calvario que vivía en la playa por ser trans

La actriz habló de la "pesadilla" que sufrió durante largos años en la playa y dejó una contundente reflexión. 

20 de enero, 2021 | 09.20

Flor de la V expresó su disconformidad por los malos momentos que tuvo que vivir en la playa por culpa de los estereotipos y las miradas ajenas que la juzgaban únicamente por el hecho de ser una mujer trans. La actriz admitió que durante años "el pasillo de la carpa fue mi peor pesadilla" y dejó una contundente reflexión.

Vacunas, informe especial: ¿cuánto tarda la inmunización?

"Muches tienen una obsesión con la entrepierna de las mujeres trans", sostuvo Flor en su descargo. Lo comparó con la sensación de vergüenza que tienen algunas mujeres por tener algunas estrías o algo de celulitis: "Imagínense cómo se sentirían ustedes si todas las miradas fueran constantemente a sus genitales".

La actriz y conductora compartió una foto en traje de baño desde la ciudad de Mar del Plata y escribió sobre los intensos entrenamientos, dietas estrictas y tratamientos a los que se sometió para poder encajar en el modelo de mujer cis y no sentirse observada. 

"La idea fija… si se nota algo, si estamos operadas, ¿cómo hacen? ¿Por qué preocupa tanto eso?", se preguntó Flor y explicó: "Para todes les interesades, les cuento, se llama truquín o trucar. Y sí, puede ser doloroso. Las mujeres trans lo hacemos por legítima defensa, si no cumplimos con los estándares cis-normativos de la femineidad, somos castigadas".

Cansada de los prejuicios ajenos, Flor afirmó: "¡Tenemos que empezar a generar mejores maneras de pensar y actuar el género!". Según dejó en claro, después de años de sufrimiento, actualmente ella disfruta de su cuerpo y "ya no es esclava de la mirada de otres". 

También, dejó una reflexión con la que pidió dejar de fomentar las inseguridades de las personas y dar por finalizada la violencia simbólica por sobre los cuerpos: "El mejor cuerpo no es aquel que vemos en revistas, sino el que portan quienes viven su existencia gozando, sintiendo y tomando decisiones que no dependan (tanto) de la mirada ajena. Lo importante es que si queremos un mundo más amoroso y empático, trabajemos para que la multiplicidad (y no la homogeneidad) del cuerpos sea lo asumido como norma".

"Hoy vivo y disfruto de mi cuerpo con plenitud, ya no soy esclava de la mirada de otres. El mejor cuerpo no es aquel que vemos en revistas, sino el que portan quienes viven su existencia gozando, sintiendo y tomando decisiones que no dependan (tanto) de la mirada ajena", conluyó Flor de la V.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►