El presidente de la ONG argentina 'La Alameda', Gustavo Vera, explicó que el Papa Francisco no se alineó con jefes de Estado contra el gobierno venezolano de Nicolás Maduro, debido a que busca "evitar cualquier situación de violencia para que entre todas las partes lleguen a un acuerdo". El sumo pontífice aclaró que el Vaticano no busca "interferir en la vida de los Estados".

Las declaraciones de Vera a SputnikNews fueron luego de que un grupo de 20 ex presidentes latinoamericanos enviaron una dura carta para hacer un llamado de atención al pedido de "concordia" de Francisco.

"Nos preocupa el llamado de Su Santidad a la concordia, ya que, en el contexto actual, puede entenderse ello como un pedido a los pueblos que son víctimas para que se acuerden con sus victimarios", señala el texto enviado por los ex mandatarios.

"Un grupo de expresidentes quiere obligarlo a tomar partido a tono con lo que está pidiendo el señor Trump. Claramente el papa no va a hacer lo que le dicte Trump. Va a hacer lo que le dicte su corazón y su conciencia, que es llamar al diálogo entre todas las partes", agregó Vera, una figura muy cercana al Sumo Pontífice.

Por su parte, en declaraciones ante embajadores en el Vaticano, el Papa explicó que la posición de la Iglesia es para que "se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la crisis política, social y económica". En esa línea, sumó: "Vías que consientan asistir sobre todo a los que son probados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y paz".

Asimismo, subrayó ante los representantes diplomáticos que "la Santa Sede no busca interferir en la vida de los Estados, sino que su pretensión no es otra que la de ser un observador atento y sensible de las problemáticas que afectan a la humanidad".