La dirigente social Milagro Sala fue trasladada a su casa en el barrio Cuyaya de San Salvador de Jujuy para continuar cumpliendo con su prisión preventiva de acuerdo a lo dictaminado por la Corte Suprema de Justicia y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Así, la referente de la Tupac Amaru podrá pasar fin de año junto a su familia sin tener que soportar las restricciones ilegales impuestas por el juez Pullen Llermanos.

En agosto pasado la CIDH y la Corte Suprema habían determinado que Sala debía cumplir prisión domiciliaria. Milagro ya lleva tres años presa en el marco de una feroz persecución política en su contra y la de su movimiento por parte del macrismo y la Justicia jujeña.

El pasado 27 de diciembre fue absuelta junto a Alberto Cardozo en la causa conocida como la Balacera de Azopardo, reafirmando su condición de presa política.

El traslado de la dirigente tuvo una característica particular: Por primera vez se dio sin un impresionante y a la vez ridículo despliegue de fuerzas de seguridad, ni contó con el maltrato evidenciado en otras oportunidades.

Embed

Sala regresa a su verdadera casa, donde fue detenida a comienzos de 2016, luego de pasar los últimos tres años entre el penal de Alto Comedero y una vivienda que no era su domicilio, en la cuál Pullen Llermanos había montado un insólito operativo de seguridad. En un video publicado por la periodista Cynthia García se puede observar el regreso de Milagro y un emotivo abrazo con sus seres queridos.

En una entrevista con la periodista Sabrina Roth para LaGarcía, la dirigente social detalló: “No me lo esperaba. Hasta último momento he dudado, porque decían que a las siete de la mañana me iban a a venir a buscar y ya eran las siete y media y me comencé a poner nerviosa, porque la semana pasada me hicieron lo mismo"

"Es algo de no creer, una pequeña luz de esperanza y de comenzar a creer en la Justicia. Porque es difícil, la Justicia hizo tantas cosas en contra de compañeros nuestros y de quien te habla, tanto daño nos hicieron, tanta injusticia cometió la Justicia y creer de nuevo es costoso. Al día de hoy me cuesta creer que estoy absuelta en la causa de la balacera”, resaltó.

En esta nota