Paulo Guede, el futuro ministro de Hacienda de Brasil cuando asuma el presidente electo Jair Bolsonaro, anticipó que ni la Argentina en particular ni el Mercosur en general serán una prioridad para el gobierno de ultraderecha.

El mensaje es una señal para el gobierno de Mauricio Macri, que inmediatamente salió a felicitar al presidente de ultraderecha por su triunfo en el balotaje ante el candidato de izquierda Fernando Haddad. En plena recesión, que el principal socio comercial de Argentina evalúe desacoplarse impacta en diversos sectores, como la industria automotriz local.

Embed

En una rueda de prensa celebrada este domingo, Guede sostuvo que "el Mercosur es muy restrictivo. Brasil quedó prisionero de alianzas ideológicas. Y eso es malo para la economía" y dijo que en ese bloque "solo negocia con países con inclinaciones bolivariana". Algo extraño, ya que de los otros tres socios comerciales del Mercosur, dos son del espectro de la derecha o centro derecha, como Argentina y Paraguay, y otro de una centroizquierda moderada (Uruguay).

Consultado sobre las prioridades del nuevo gobierno, Guede fue contundente: "No, no es prioridad la Argentina. El Mercosur tampoco es prioridad. ¿Es eso lo que usted quería oír? Conozco ese estilo. Argentina no es prioridad. Para nosotros, la prioridad es comerciar con todo el mundo".