Por un pedido diplomático de Argentina para que las estaciones espaciales sean controladas para evitar la intercepción de satélites se desencadenó un contrapunto diplomático entre los gobiernos de Estados Unidos y China.

Si bien el pedido nacional es a nivel global, la medida estaba pensada para la base de avistaje lunar que China tiene en Neuquén, que fue señalado cómo una herramienta con la capacidad de interceptar satélites.

Pero el reclamo generó un enfrentamiento diplomático el pasado 11 de septiembre, según reveló Martín Dinatale en Infobae. Pero sólo se dio a conocer la pasada semana luego de que un grupo de legisladores argentinos visitara oficinas de Naciones Unidas en Suiza.

El cruce entre China y Estados Unidos se produjo durante la reunión anual de la Comisión Permanente para el Desarme de la ONU. Allí, la Argentina elevó su propuesta para aplicar restricciones a las bases espaciales y fue avalada por Estados Unidos y Reino Unido, sin embargo, China y Rusia marcaron una férrea oposición.

Quienes apoyaron a la Argentina señalaron como "amenazas" la posibilidad de esas bases de bloquear a los satélites. Pero chinos y rusos no hicieron lugar a la solicitud argumentando que no es posible juzgar "las intenciones con que son utilizadas ciertas capacidades pensadas para usos pacíficos", según Infobae.

Debido a que no se pudo llegar a una posición de consenso, el debate fue postergado.

En esta nota