Explotó la interna en Cambiemos. Las tensiones y pases de factura que se veían hasta ahora detonaron tras la frase de Elisa Carrió, quien aseguró que en la alianza gobernante los radicales harán lo que ella diga porque "los maneja desde afuera" y que ése es su "castigo por misóginos".

El Comité Nacional de la UCR, que preside el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, emitió un duro comunicado donde señala las palabras de Carrió como parte de un "stand up permanente" y se autodefinen como "un partido nacional, soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro".

En un tramo del mensaje le hablan directamente a la líder de la Coalición Cívica. "Por nuestro compromiso con la coalición Cambiemos, de la cual somos fundadores, y por el futuro de la Argentina, le pedimos a Elisa Carrió que se abstenga de continuar con esta serie de declaraciones desafortunadas, que lamentablemente ya se han vuelto una costumbre suya", afirman.

Y sin bajar el tono, arremeten duro contra Carrió: "Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propina que deja".

El conflicto comenzó con la chicana de Carrió el último jueves en el Foro Anual Entre Ríos 2030, en la ciudad de Paraná, del que también participó el diputado nacional de la UCR por esa provincia Atilio Benedetti. "Yo no quiero cargos. Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos, ¿no es así Benedetti?", lanzó Carrió mientras miraba a su par entrerriano, sentado en primera fila.

Embed