Tras la difusión del escandaloso audio en el que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, insultó a quien era en ese entonces una empleada de la familia, los integrantes de Cambiemos se animaron a poner en duda la continuidad del funcionario.

A pesar de que el presidente Mauricio Macri quedó “conforme” con la explicación del hombre del PRO, lo envió unos días de vacaciones para distender la tensión.

No obstante, según publicó Clarín, un importante integrante del Gabinete advitió: "Jorge es muy inteligente, conoce el espacio y sabe que este es el principio del fin".

Pese al apoyo personal que manifestaron algunos integrantes del Gobierno, en Casa Rosada no ocultan críticas al "modo" que tuvo Triaca para dirigirse a Sandra Heredia. "No compartimos ni el tono ni el contenido del mensaje", aclararon pero creen que no es lo peor del affaire.

Incluso, se encargaron de destacar el pedido de disculpas públicas que hizo el ministro vía Twitter. "No son muchos los tipos de poder que tienen la hombría de bien de admitir un error públicamente", reconocieron hombres del círculo chico de Cambiemos.

No obstante, advirtieron que “el gran problema es el hecho de que sea nada menos el ministro de Trabajo quien tiene una denuncia por tener en negro a su empleada, justo cuando es quien deberá defender la reforma laboral que quiere Macri”.

Lo que puede ser un problema es, sin embargo, una carta clave para Triaca: si logra sacar adelante la ley, a partir de su gestión con los gremios, sus acciones volverán a crecer.

Asimismo, el manejo que tuvo el ministro con los gremios fue lo que le dio el crédito suficiente para asegurarse una segunda oportunidad ante este escándalo y que le había permitido esquivar sin demasiado problema la polémica cuando en diciembre se conoció que su hermana Mariana fue designada en el directorio del Banco Nación.