Aunque la quita de subsidios fue una de las primeras medidas que tomó el Poder Ejecutivo cuando Cambiemos asumió el gobierno, esto no siempre estuvo bien visto por el presidente, Mauricio Macri.

En 2012, cuando Macri ocupaba el cargo de jefe de Gobierno de la Ciudad, las críticas a la entonces mandataria, Cristina Kirchner, por la quita de subsidios y los aumentos en los servicios que correspondía que pague la gestión porteña solían cuestionar medidas que ahora él mismo impone a la ciudadanía.

Embed

Esto llegó a su máximo punto de tensión cuando Edesur cortó la luz del Obelisco y otros puntos públicos reconocidos de la Ciudad por la falta de pago de casi 60 millones de pesos, mientras que a Edenor le debía otros 9 millones. Para Macri, esto resultaba indignante.

“Es insólito que nos hayan multiplicado por cinco los valores"

“Siento que fue una falta de respeto hacia los argentinos apagar el Obelisco. Claramente esto no es una decisión de Edenor o Edesur, esto es una decisión del Gobierno Nacional, nadie se puede engañar. Este aumento que nos han hecho a nosotros es plata para el Gobierno Nacional, no es para las empresas”, sostenía en 2012.

El hoy Presidente hacía referencia a los aumentos de alrededor de 267% en la energía eléctrica durante ese año, que afectaba a las dependencias públicas. “Es insólito que nos hayan multiplicado por cinco los valores que paga la Ciudad de Buenos Aires en sus hospitales, sus escuelas, sus oficinas. Sentimos que nos tratan como si fuésemos de otro país y de otro equipo”, se quejaba Macri.

Es importante tener en cuenta que, desde que asumió la gestión de Cambiemos, el servicio eléctrico aumentó alrededor de un 2000%. En diciembre de 2015, cuando Macri se convirtió en presidente, su ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunció la quita de subsidios a partir de 2016 porque el cuadro tarifario del kirchnerismo era “discriminatorio” y “estuvo privilegiando a los consumidores de la Capital y el Gran Buenos Aires".

Embed