En 2013, una mujer llamada Miriam Quiroga se presentó en el programa del conductor oficialista Jorge Lanata para denunciar que había sido secretaria del ex presidente Néstor Kirchner y que habría visto cómo bolsones de dinero llegaban a la oficina de Casa Rosada. Dos años después, la Justicia desestimó la denuncia ya que no había pruebas.

Ahora Quiroga volvió a la escena mediática y se presentó ante el fiscal Carlos Stornelli para denunciar que el ex mandatario tenía sus propios cuadernos donde anotaba las supuestas coimas. ¿Le creerá la Justicia cuando ya mintió una vez?

En su momento, el juez federal Luis Rodríguez dictó los sobreseimientos de todos los imputados por la ruidosa denuncia Quiroga al determinar que nunca ocupó ese cargo y que “el hecho no ocurrió”. Asimismo, la ex pareja de la mujer declaró que había hecho la denuncia mediática para promocionar un libro.

LEER MÁS: Con un dato falso, Wiñazki operó para Cambiemos

Quien presentó la denuncia ante la Justicia ese año fue la denunciadora serial, Elisa Carrió pero no aportó ningún elemento, sólo una copia del programa de Lanata.

Frente a la falta de pruebas, el magistrado –que incluso hizo una inspección ocular de la Casa Rosada– advirtió que Quiroga nunca fue secretaria de Kirchner, que su oficina no estaba enfrente sino a 70 metros de la del santacruceño, que ella misma dio marcha atrás y dijo que sólo una vez vio un bolso, pero que no sabe si tenía dinero y que, para colmo, fue desmentida en forma lapidaria por un policía federal, que fue su pareja en la época de los hechos.

El ex custodio presidencial y policía federal contó que Quiroga se ofreció para realizar la entrevista con el periodista para promocionar un libro que se tituló Mis años con Néstor, lo que vi.

Sobre el final, el magistrado se ocupó de decir que no sobresee a los imputados por el beneficio de la duda, sino porque no se acreditó ninguno de los hechos.

Embed