El apoyo de Mauricio Macri a veces es mejor no tenerlo. Como con todo lo que respalda, el Partido Revolucionario Institucional, con el que Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia mexicana recibió sólo el 15,3% de los votos, 38,4% menos que el ganador, Andrés Manuel López Obradores.

LEÉ MÁS: Elecciones en México: claro triunfo del candidato de izquierda López Obrador

Para colmo, el ahora nuevo presidente mexicano había perdido por 7% de los votos contra el PRI en 2012. Durante la visita a la Argentina del primer mandatario en agosto de 2016, Macri respaldo a Peña Nieto tras la desaparición y el asesinato de 43 estudiantes de la región de Ayotzinapa.

En aquella oportunidad, una periodista mexicana le había contado a Macri que en su país "hay decenas de miles de desaparecidos y decenas de miles de muertos" y que, por ello, muchos activistas de derechos humanos de argentina estaban en contra de la reunión y le preguntó qué le diría a ellos.

LEÉ MÁS: Cristina apoyó al nuevo presidente de México: "es una esperanza para toda la región"

Contundente, el Presidente respondió: "No me consta hasta ahora que el gobierno de Peña Nieto no haya defendido como corresponde los derechos humanos pero estaremos siempre dialogando y participando en todos los foros, hay que defender el derecho a la vida, a la sana convivencia".

En México no está habilitada la reelección, por lo que Peña Nieto no podía presentarse a un segundo mandato. Sin embargo, su partido, el histórico PRI, hizo una muy mala elección y quedó tercero, detrás del frente de izquierda y de los conservadores del PAN.

En esta nota