Después del informe sobre los #PeñaLeaks, en el que El Destape sacó a la luz miles de correos electrónicos que prueban la utilización de fondos públicos para la campaña electoral de Cambiemos en 2015, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, respondió con silencio a las cientos de personas que le pidieron que investigue el tema.

La funcionaria no contestó por su cuenta de Twitter y, de hecho, decidió bloquear a toda persona que le preguntó si iniciaría una causa dentro de su área de competencia, incluído uno de los periodistas de El Destape que realizaron la investigación, Juan Amorín.

Sin embargo, a pesar de que en esta ocasión aplicó esta práctica para silenciar los cientos de pedidos para que averigüe sobre estas irregularidades del oficialismo, muchas veces se ha quejado porque funcionarios y funcionarias públicas del anterior gobierno la bloquearon a ella, e incluso lo consideró un ataque a la libertad de expresión.

Entre otras personas, a Alonso la bloquearon el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y la ex presidenta Cristina Kirchner, a quien la llamó "CEO del Laverap" y en ese momento le cuestionó que “se ve que no le gustan las críticas y no entiende la ironía”.

Embed
Embed
Embed
Embed

Además, cuando la actual senadora de Unidad Ciudadana bloqueó al director ejecutivo del Instituto Nacional de Juventud, Pedro Robledo, le escribió: “No me desbloquee si no quiere, @CFKargentina. Pero da lecciones de "Libertad" y me lo tiene bloqueado a @Piter_Robledo #DesbloqueoYA”.

Embed

De todas maneras, a Alonso parece gustarle mucho esta actividad. A lo largo de los años, amenazó con bloquear gente en su cuenta de Twitter, en especial a quienes participaban o veían el programa 678 por la Televisión Pública. “Vengan de a uno. No saben qué linda sensación produce el bloqueo en masa” o “Vengan a mí! Hoy bloqueo! #678 #AdefesiosFascistoides”, escribía hace algunos años.

Embed
Embed

LEÉ MÁS: MACRI DA MARCHA ATRÁS CON EL AJUSTE EN LAS ASIGNACIONES FAMILIARES PARA EL INTERIOR

En esta nota