Los familiares del ARA San Juan continúan su reclamo frente a la Casa Rosada, pese a las inclemencias climáticas. Hoy cayó uno de los caños que sostiene la carpa y golpeó a dos de los parientes de los marinos, que tuvieron que ser llevados al hospital.

Un grupo de hermanos, padres, tíos y amigos de los tripulantes desaparecidos mantienen su acampe en carpas improvisadas en la Plaza de Mayo, en condiciones precarias para atravesar la tormenta que los azota. Llevan 21 días encadenados, a la espera de respuestas del Gobierno nacional.

Por las fuertes lluvias, el agua acumulada arriba de la carpa hizo que caiga esta mañana uno de los caños que sostenían el techo. Éste golpeó en la cabeza de dos de los familiares, que los dejó con politraumatismos.

Pese a ello, intentaron concurrir a una de las reuniones que tenían pactada en el Edificio Libertad con autoridades de la Armada, para que las pongan al tanto de los últimos detalles del pliego de contratación de la compañía que buscará el ARA San Juan, pero allí fueron derivadas en ambulancias al Hospital Naval, donde les realizaron estudios y les dieron el alta provisoria.

Embed

Marcela Moyano, una de ellas, explicó a El Destape que “más allá de todo lo que estamos pasando en cuanto al clima, la salud, la forma de vida, no vamos a bajar los brazos. Queremos llegar a la verdad”. “Da mucha impotencia con todo lo que se está viviendo. No hubo ninguna respuesta. Este abandono es un desafío, una lucha, es lo que vivimos los familiares contra el Gobierno para poder finalmente tener paz en nuestros corazones”, comentó la esposa de Hernán Rodríguez.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, mantiene su negativa de recibir a los familiares, que reclaman que el Gobierno busque a los 44 tripulantes del submarino perdido el 15 de noviembre de 2017 y del cual aún se desconoce su paradero. Exigen que contrate a una empresa que cuente con la tecnología adecuada para encontrarlo.

LEER MÁS: Encuentro en busca de Verdad y Justicia por los tripulantes del A.R.A. San Juan

En esta nota