La comisión dedicada a la investigación del hundimiento del submarino ARA San Juan determinó que la nave pudo haber tenido una falla en la válvula de ventilación de las baterías de proa llamada “Eco 19” habría, situación que llevó a que ingrese agua en la zona y genere un cortocircuito. Según publicó el diario Clarín, el informe será entregado a la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, quien deberá determinar las responsabilidades del hundimiento.

De acuerdo a la nota de Clarín, la Comisión utilizará el submarino ARA Santa Cruz que está en reparación para verificar si una falla en la válvula de ventilación puede llevar al ingreso de agua suficiente para que se produzca un cortocircuito.

Los integrantes de la comisión que depende del Ministerio de Defensa son los contraalmirantes (RE) Adolfo Trama y Alejandro Kenny y el capitán de navío (RE), Jorge Bergallo, quien además es padre de Jorge Ignacio Bergallo, tripulante que iba en el ARA San Juan cuando se registró la implosión.

El aire que entra por el snorkel sirve para alimentar los motores diésel, recargar las baterías y renovar el aire interno. El matutino sostuvo que, de acuerdo al informe, la cantidad de hidrógeno liberado dentro del submarino fue mayor a la normal y que en el proceso de verificar esas baterías alguna chispa produjo una explosión que al menos inhabilitó a los tripulantes.

Tras la pérdida del control de la nave que terminó implosionando a gran profundidad, sin que nadie pudiera activar ninguna medida de las previstas para salir a superficie o enviar señalización de emergencia.

El ARA San Juan está desaparecido desde el 15 de noviembre cuando mantuvo su última comunicación, tras alertar que tenían problemas en las baterías por el ingreso de agua.

En esta nota