En medio del escándalo de los aportantes truchos, el jefe de Gabinete Nacional, Marcos Peña, no le dio mayor importancia y se quitó responsabilidad sobre el hecho al ser consultado al respecto. Además, consideró que pudo haberse tratado de un “error”.

Durante una entrevista en TN en el programa Desde el Llano, se atajó ante la pregunta del periodista Joaquín Morales Solá: “La gobernadora (María Eugenia Vidal) ya pidió una investigación para poder primero precisar de qué estamos hablando, porque hasta ahora se sabe de la denuncia, y lo que queremos es saber en detalle qué fue lo que pasó, cuál es el descargo, la explicación que puede haber”.

Embed

Por otra parte, decidió desviar la discusión hacia lo “obsoleto” del sistema de financiamiento político, el cual “hay que cambiar” con una ley que apunte a que “el sistema sea más transparente”. “Los procesos son muy engorrosos, muy obsoletos. Todo es una burocracia muy engorrosa donde puede haber errores. Confiamos absolutamente en los responsables que han trabajado en la campaña”, defendió.

Embed

Consultado sobre si cree que esta denuncia manchará la imagen de transparencia y honestidad que pretende dar el Gobierno, contestó: “No, porque creo que eso es una realidad, no es una imagen que queremos dar. No tenemos dudas de la honestidad de nuestro equipo en la provincia y en general”.

En este sentido, aseguró que el PRO trabaja “con rendir cuentas no sólo de los ingresos sino de los gastos, cosa que muchas otras fuerzas políticas muchas veces omiten”, pero aún así remarcó que “hay que ser mucho más claros con la organización y el método” y “hacer todo transparente” mediante la implementación de nueva tecnología, “que prevenga alguna mala conducta”.

LEÉ MÁS: LARRETA LE PAGÓ CASI $300 MIL A LAPEGÜE PARA QUE TOQUE CON SU BANDA