La directora de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, cuestionó al gobierno de Cambiemos, liderado por el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, por el escándalo de los aportantes truchos revelado por El Destape, y subrayó que “hubo una violación simple y directa de la ley”.

Consultada por La Naciónsobre si es necesaria una nueva ley de financiamiento político, tal como la que está impulsando el Gobierno, sostuvo que, aunque “es importante avanzar” en ese sentido, “este caso no tiene nada que ver con falencias de la ley actual”. “Aquí hubo una violación simple y directa de la ley”, sentenció.

“Este caso no tiene nada que ver con falencias de la ley actual”.

La ley vigente, explicó, “es clara cuando establece que no puede haber donaciones anónimas y que el partido tiene la obligación de reportar el origen de los fondos para sus campañas”, y remarcó que “el problema”, entonces, es que el partido gobernante “no cumple con la ley porque no reportó el verdadero origen de los fondos” y, en su lugar, “apeló a aportantes que no son los reales para mantener en el anonimato a los verdaderos”.

Embed

En ese sentido, cuestionó que se hayan usado los datos de personas beneficiarias de planes sociales para blanquear el dinero. “Las bases de datos oficiales tienen que garantizar que los datos personales que custodian se usan para los fines para los que han sido requeridos”, y “no están para que el partido del gobierno de turno la use para simular aportes de campaña”. Sin embargo, sostuvo que “el tema central”, en este caso, “es otro”.

Para Ferreira Rubio, lo más importante es “saber de dónde salieron los fondos”. “Quién dio el dinero es la pregunta central. Queremos saber quién financia las campañas, no por una cuestión de curiosidad, sino porque eso significa la puerta de ingreso a potenciales conflictos de interés, a compromisos que después se traducen en decisiones públicas, contratos, beneficios”, manifestó.

Por otra parte, aunque consideró que la bancarización que se propone en la nueva ley de financiamiento “es una buena cosa, la ley vigente ya establece una única cuenta bancaria donde deben ingresar todos los fondos de la campaña”. Sin embargo, esto “no a va impedir los llamados ‘bolseros’”, es decir, “las personas que juntan dinero de otras que no quieren aparecer donando”. “El bolsero después va a ir al banco y dará su nombre, pero los aportantes reales quedarán en el anonimato”, explicó.

Además, admitió que a pesar de que “no es la primera vez que sucede” algo así, la “sorprendió” que los aportes truchos “pertenezcan a Pro, un partido que enarboló la bandera del cambio y de la transparencia”.

LEÉ MÁS: CAMBIEMOS ENTREGÓ MERCADERÍA DE DESARROLLO SOCIAL A CAMBIO DE DATOS

En esta nota