Tres referentes sindicales dieron un giro elíptico en torno al gobierno y pasaron de apoyar el paro de 36 horas hace un día a rechazar la convocatoria hoy luego de mantener una reunión con representantes de la Casa Rosada.

El secretario general de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) , Roberto Fernández, puso en duda que se convoque a un paro general de 36 horas por el ajuste y afirmó que el gobierno nacional se abrió al diálogo. "Mientras que haya diálogo, el paro de 36 horas se puede anular", sostuvo Fernández en una entrevista con el programa Crónica Anunciada que se emite por El Destape Radio.

Hace dos días, Fernández había afirmado que estaba de acuerdo con el paro de 36 horas porque el Gobierno perjudicaba a los trabajadores.

Embed

"Se terminó el diálogo con el Gobierno, estamos desilusionados", había afirmado uno de los jefes de la CGT Carlos Acuña el 18 de octubre y añadió: "Si el Gobierno sigue con esta política económica, la CGT convocará a un paro nacional con movilización en noviembre".

Ahora, 24 horas después de la reunión con el Gobierno, Acuña sostiene que "el paro no soluciona nada".

Héctor Daer, uno de los jefes de la CGT, aseguró hoy que la Central Obrera espera conocer la letra chica del decreto del Gobierno sobre el bono de 5000 pesos en dos cuotas a pagar entre noviembre y enero, como compensación por el deterioro salarial ocasionado por la inflación.

En una entrevista con radio Mitre, el gremialista señaló que si la medida se oficializara en los "términos" que esperan los gremios, "seguramente no habrá una medida de fuerza". Daer había sido el encargado de anunciar el 18 de octubre pasado que harían una medida de fuerza por 36 horas contra el ajuste.