En San Antonio de Areco, el Municipio busca poder realizar sus tradicionales festejos de carnaval ante la retirada del estado nacional y del provincial. Frente a la decisión de los gobiernos de María Eugenia Vidal y de Mauricio Macri de dar de baja los programas especiales de fomento a los carnavales y a las fiestas populares en general, 2018 será el primer año en que el Municipio conducido por Paco Durañona deba afrontar con fondos propios una fiesta popular que hasta el cambio de gobierno contaba con la presencia artistas de primer nivel enviados por el Ministerio de Cultura y una inversión de $150.000 aportados por el estado nacional.

Durante los próximos días, la intendencia de Areco enviará al Concejo Deliberante la inversión que proyecta para este carnaval 2018 para que los ediles, mitad de ellos de Cambiemos y mitad de ellos de Unidad Ciudadana, se expidan sobre el gasto y las maneras de financiarlo. Se espera que el presupuesto para el festejo, que ronda los $700.000, sea aprobado por unanimidad en una pronta sesión extraordinaria.

Hasta 2016, el carnaval se autofinanciaba en Areco: el gobierno nacional aportaba $150.000 y el Ministerio de Cultura enviaba de manera gratuita artistas de renombre, a lo que se sumaba lo recaudado por la licitación de cantinas y puestos de venta de espuma para llegar a cubrir todos los gastos. El año pasado, parte de los requerimientos técnicos de la fiesta (escenario, sonido) se pagaron con un remanente de dinero que había quedado de los aportes de 2015, pero este año no habrá ninguna contribución de parte del gobierno nacional o provincial.

En esta nota