Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, los titulares de Boca Juniors y River Plate respectivamente, fueron contra el deseo del presidente Mauricio Macri de jugar la finales de la Copa Libertadores con público visitante y también manifestaron su inconformidad con la postura de la Conmebol de jugarlas en los sábados 10 y 24 de noviembre.

Ambos dirigentes afirmaron en el programa Debo Decir que no están las condiciones dadas en los estadios para que haya visitantes por la cantidad de personas que entran en las tribunas y la disposición del espacio. Por esto, cuestionaron a Macri por su polémico tuit en el que aseguró que sí se jugaría con ambos públicos.

LEE MÁS "El Gobierno porteño no permitirá festejos en el Obelisco"

“Si tengo que decidirlo hoy, no creo que debamos jugar con público visitante”, remarcó Angelici. “Para estos partidos, no te alcanza tener dos o tres estadios. Es muchísima gente la que quiere venir, muchísimos socios van a quedar afuera. Prefiero que, si es el 10, nos confirmen, y que sea una fiesta en La Bombonera con todos los socios de Boca, y que cuando nos toque ir festejen ellos en una fiesta con los socios de River”, planteó.

Por su parte, D’Onofrio coincidió con su par de Boca. “Público visitante para River, no”, afirmó. “Miro el partido de Rosario Central y Newell’s, jugaron en una cancha en Arsenal sin público. Y, de golpe, juegan River y Boca con visitantes. Me adhiero a todo lo que está diciendo Daniel”, sostuvo, y explicó que, para poder recibir al público bostero, deberían reestructurar una tribuna.

Embed

Angelici, íntimo amigo de Macri, también cuestionó su tuit sobre las finales y aseguró que no le consultó antes de publicarlo. “Sé lo apasionado que es del fútbol, pero él sabe que las decisiones pasan por los clubes”, remarcó. D’Onofrio, en tanto, consideró que “fue un error del Presidente” y que “hay un error de procedimiento".

Además, los dirigentes manifestaron su oposición a jugar las finales en días sábados, en parte porque “los fines de semana tenemos programados los eventos de la Superliga” y la Conmebol “inconsultamente cambió la fecha y puso el sábado”, indicó Angelici.

Otro factor, según contaron los presidentes de Boca y River, es que la comunidad judía les pidió que se haga otro día ya que, por el shabat, sus miembros no pueden ver los partidos ni asistir a los estadios.

LEÉ MÁS: ANGELICI DEJÓ MAL PARADO A MACRI: "SE MANDÓ SOLO"

Embed