El titular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, acusó al ministro de Justicia, Germán Garavano, de beneficiar por “amiguismo” a algunos de los acusados por el encubrimiento al atentado a la mutual judía.

Si bien el Gobierno ya decidió la salida del magistrado radical, Cimadevilla explicó en FM Tiempo Trelew que hasta el momento “no hay ningún acto administrativo” que determine la disolución de esa unidad.

El dirigente chubutense aseguró que la decisión del ministro nacional estaría ligada a las diferencias que surgieron respecto a la causa, en la cual son juzgados desde el expresidente Carlos Menem hasta los jueces y fiscales que actuaron por aquellos años por haber desviado la investigación.

Explicó que en febrero de este año, “el Ministerio de Justicia debía presentar alegatos, donde debía pedir las penas o no de quienes estaban investigados”. En ese contexto detalló que desde la Unidad AMIA “sosteníamos que los fiscales (Eamon) Mullen y (José) Barbaccia debían recibir una condena; pero el ministro Garavano, por una cuestión de amiguismo, ordena no acusar a los fiscales; ahí viene el tema, ahí viene el problema y vienen las diferencias”, embistió.

“No hay otras razones, es el juicio más importante que tiene la Argentina, el atentando más importante en Latinoamérica, no es una causa cualquiera, no estamos discutiendo un homicidio culposo, es un juicio seguido por organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que tiene un veedor permanente; no hay lugar ni para amiguismos, ni para hacerse los distraídos” sostuvo Cimadevilla.

LEER MÁS: Revelan los mails que entierran la denuncia de Nisman contra Cristina

En esta nota