La pre candidata a diputada nacional Amalia Granata cortó el teléfono cuando le hacían una entrevista en una radio de Santa Fe, donde le cuestionaban su vínculo con el poder religioso.

"Si me chicaneas no sigo", afirmó Granata cuando el conductor del programa de la radio Aire de Santa Fe le dijo que ya podía considerarse Diputada, dando a entender que debía conocer algunos funcionamientos de la política.

Embed

La mediática obtuvo 146.000 votos y fue la tercera más votada en las primarias para Diputados pero podría quedarse sin competir en las generales porque uno de los apoderados de ese frente impugnó su lista. La decisión la tomará el Tribunal Electoral.

Granata pidió al conductor de la radio que reconozca que el periodismo cobra por hacer entrevistas y se molestó por qué el periodista le dijo que no podía ensuciar a toda la política de esa manera.

En esta nota