El dirigente radical Ricardo Alfonsín sostuvo este domingo que "sería ideal que la UCR tuviera candidato propio en 2019 para que la sociedad decida qué ala hay que fortalecer de Cambiemos".

Para Alfonsín, la UCR sigue representando, a pesar de sus realineamientos y posturas, "el ala más social, más progresista y de centroizquierda", mientras que el PRO "es un partido liberal de centroderecha".

"Sería ideal que la UCR tuviera candidato propio en 2019 para que la sociedad decida que ala hay que fortalecer de Cambiemos. A mí me gustaría alguien que exprese bien el pensamiento progresista socialdemócrata, de centroizquierda", manifestó el hijo del fallecido ex presidente Raúl Alfonsín.

Sin embargo, lamentó que el radicalismo se encamine a subordinarse a la estrategia del macrismo, y oculte sus diferencias de concepción política.

"El PRO es un partido liberal de centro-derecha, no solamente lo digo yo ahora, sino que lo dijimos cuando conformamos este frente, y eso era un riqueza, eso era un activo hasta el 2015.

Ahora parece que la diferencia es un disvalor, y la uniformidad y la escribanía, lo valioso", se quejó en diálogo con radio Milenium.

Para Alfonsín, el radicalismo "no ha cumplido con la responsabilidad" que tiene al interior de Cambiemos, que a su criterio es "evitar que el PRO se incline demasiado hacia posiciones liberales".

El ex diputado nacional de la UCR no descartó construir una alianza junto a dirigentes del espectro socialdemócrata como Miguel Lifschitz, Margarita Stolbizer y Martín Lousteau.

Alfonsín destacó que la coalición junto al PRO se justificaba en el hecho de que había una "amenaza a la República" encarnada en el kirchnerismo, pero señaló que "el día en que se despejen esas amenazas" ya no habrá necesidad de abonar a un frente de esas características.

"Nos reunimos con el PRO porque existían amenazas a la República. Ahora, el día que esas amenazas se despejen yo creo que a UCR tiene que empezar a reunirse con la gente que piensa igual, no con los que piensan distinto para competir con los que piensan igual, eso no tiene mucha racionalidad", reflexionó.

Al hacer zoom sobre las posturas de la UCR desde que gobierna Macri, Alfonsín se mostró muy crítico al señalar que el partido al que pertenece "empezó a avalar cosas que hasta el 2015 nos parecían que estaban mal, por ejemplo lo de las mineras, que económica, fiscal y ambientalmente es muy malo".

"Nosotros hemos criticado al anterior Gobierno que no haya aumentado más los haberes jubilatorios y ahora hemos apoyado un reforma jubilatoria que reduce los haberes jubilatorios", protestó.

"Me gustaría que los radicales se pusieran el cuchillo entre los dientes para discutir no sólo las candidaturas sino las ideas, los programas, las propuestas", concluyó.