Organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y el Gobierno no llegaron a un acuerdo respecto de las movilizaciones contra la Cumbre del G20 y la zona permitida para realizarlas. Pese a la negativa oficial a manifestarse por el centro porteño, los organismos plantearon que buscarán llegar al Congreso de la Nación y responsabilizaron al Ejecutivo por cualquier hecho de violencia y represión que pudiera desatarse.

A la salida de la reunión, Leo Deza de la Juventud del PTS, informó a El Destape que "el Gobierno tiene una política de cercenar y restringir cualquier tipo de movilización y manifestación contra el G20, de llegar al Obelisco o Plaza de Mayo", zonas vedadas por el Ministerio de Seguridad.

Al respecto, Nora Cortiñas, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, aseguró a este medio que el objetivo es "llegar a la Plaza Congreso por avenida de Mayo" pero "el Gobierno no quiere porque hay un Presidente que está alojado cerca de esa ruta y no querría que fuéramos por allí". Sin embargo, aseguró que aún continúan las negociaciones y que en el transcurso de la tarde podría haber un llamado telefónico de las autoridades.

Embed

La intención, según planteó Cortiñas, es realizar un acto en el Congreso, con oradores y recitales musicales para expresar el "repudio" a la Cumbre del G20, aunque "los que vienen saben que repudiamos la intromisión de otros países y la apertura que les da el Gobierno argentino".

LEER MÁS: G20: El sorpresivo mensaje de Kevin Johansen

Deza, remarcó que "estamos viviendo un estado de facto de hecho" porque "está completamente militarizada la Ciudad, como con cada una de las leyes que el Gobierno quiso hacer pasar contra el sentir de la población". Con esta actitud, aseguró a El Destape, busca "impedir algo tan elemental como protestar".

Pese a la negativa del Gobierno, desde el PTS-FIT convocaron a concentrarse a las 15 en San Juan y 9 de Julio para marchar al Congreso. "Queremos llegar y buscaremos las maneras, no somos ingenuos, sabemos que han venido de todo el mundo agentes de inteligencia y fuerzas represivas", dijo Deza. En esta línea, enfatizó que "hacemos responsable al Gobierno de todo lo que pase pero nos vamos a manifestar en contra del G20".

Finalmente, Cortiñas remarcó que la intención es que no "haya ningún inconveniente, ningún tipo de provocación y queremos que sea una marcha como se pueda, porque sin transporte, miles de personas no se van a poder trasladar".

Sin embargo, resaltó que pese a las trabas y la intención del Gobierno de "tapar ésto, no va a poder y nuestro repudio les va a llegar".

LEER MÁS: Movimientos populares convocan a gran acto contra el G20