A dos años de tarifazo, con los precios del gas en boca de pozo entre los más caros del mundo, soportando aumentos como no se tenga registro en ningún país del globo, la producción de gas despediría el segundo año de Mauricio Macri con una caída del 1% interanual.

Esto es el peor desempeño desde 2013. Si bien será abordado en un próximo informe, hay que señalar que el incremento de 2016 obedeció en un 91% al gas aportado por el mega-yacimiento Vega Pléyade heredado de la gestión kirchnerista.

Es decir, sin dicho aporte, el resultado hubiera sido un estancamiento en 2016, más una fortísima retracción en 2017. Solamente por este hecho, Aranguren podría ser urgentemente interpelado en el Congreso de la Nación. ¿Dónde fueron a parar los más de 7.400 millones de dólares que las petroleras percibieron entre 2016 y 2017?

De cara a la tercera audiencia pública del gas, la realizada el pasado 15 de noviembre, el cartel de empresas con poder ministerial publicó el informe técnico titulado "Precio del Gas Natural en el PIST - Octubre de 2017". Siguiendo la línea de los documentos previos -uno por cada audiencia- leemos (subrayado es nuestro): "En ese marco [el de la supuesta pesada herencia gasífera], a inicios del año 2016 se estimó necesario implementar un nuevo esquema de precios de gas natural en el PIST que permita fomentar la incorporación de reservas y el aumento de la producción doméstica de gas natural para garantizar el abastecimiento, así como reducir los fondos que el Estado Nacional destina a mantener artificialmente bajos los precios que paga la demanda".

¿Aumento de la producción de gas?

A pesar de los 7.400 millones de dólares en subsidios que las productoras recibieron en dos años -un tercio de los cuales los paga la ciudadanía directamente de su bolsillo- a pesar de ello, las empresas desinvierten, reducen sus costos flexibilizando trabajadores y dejan caer su producción.

LEÉ MÁS EN OETEC