La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) allanó en simultáneo 37 domicilios de todo el país de la conocida firma Sacoa por presunta evasión agravada, lavado de activos, insolvencia fiscal fraudulenta y asociación ilícita.

La evasión por la que se investiga es superior a 160 millones de pesos y a pedido del organismo recaudador se embargaron 75 cuentas bancarias junto con todas las maquinas de juego. A su vez, a partir de las solicitudes de la AFIP, la Justicia prohibió la salida del país de todos los involucrados en las maniobras y se libraron exhortos internacionales.

Los allanamientos fueron llevados a cabo en locales ubicados en las provincias de Salta, Jujuy, Mendoza, Chubut, Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Buenos Aires y Capital Federal.

Según lo denunciado, la maniobra fraudulenta consistía en generar una empresa que explotaba un local determinado por el cual presentaban las declaraciones juradas de IVA, que pagaban el mínimo porcentaje del monto determinado, por lo cual acumularon una importante deuda.

La misma maniobra era realizada con las cargas sociales de los empleados en relación de dependencia, al tiempo que tampoco cumplían con el pago del impuesto a las Ganancias.

Así, los responsables de Sacoa, supuestamente, crearon más de 30 sociedades anónimas a lo largo de su historia e implementaba negocios en el exterior con ingresos que nunca fueron declarados.

Una vez que la empresa alcanzaba una deuda millonaria, los responsables ponían en marcha una nueva sociedad a la cual le transferían el personal y, así, comenzaban a acumular deuda de IVA, aportes y contribuciones a la Seguridad Social, apuntaron los denunciantes.

La denuncia recayó en el Juzgado Federal N° 1 de Salta, a cargo de Julio Leonardo Bavio, quien libró las órdenes de allanamiento solicitadas por el organismo que conduce Ricardo Echegaray.