El ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, aseguró hoy que "fueron disparates y barbaridades temerarias" que "impactan negativamente" las manifestaciones del médico Abel Albino cuestionando la efectividad del preservativo para prevenir la transmisión del HIV: "Fueron declaraciones infortunadas, lo que dijo fueron disparates y barbaridades realmente temerarias".

En diálogo con radio La Red, el funcionario señaló que aquellas frases "resultan peligrosas viniendo de quien vienen, porque es un pediatra prestigioso por su trabajo en cuanto a la desnutrición infantil". De hecho, Fundación CONIN, presidida por Albino, tiene un convenio con el ministerio de Desarrollo Social que, hasta el momento, le lleva pagado cerca de 80 millones de pesos.

Embed

"Esto puede hacer creer a la gente que el preservativo no es el método más eficaz para prevenir las enfermedades de transmisión sexual", explicó, en relación a los dichos de Albino, que afirmó que "el profiláctico no sirve absolutamente porque falla en un 30% de las veces del embarazo. Imagínense lo que puede pasar en el sida".

Rubinstein calificó a esas declaraciones como peligrosas "en momentos en que la Argentina está habiendo una relajación en el uso del preservativo y que produce un aumento en la frecuencia de las enfermedades de transmisión sexual".

"Esto ya no se discute más, ni la Iglesia lo discute. Son declaraciones del doctor Albino que están fuera de época. Estas declaraciones de un líder de opinión nos preocupan muchísimo", comentó, y concluyó: "Es un hecho aislado, la Iglesia está evolucionando en su política respecto al uso de anticonceptivos y preservativos, esto ya no se discute más, ni siquiera el Papa discute más esto".

En esta nota