Los diputados de la oposición que se postulan como precandidatos presidenciales opositores para las próximas elecciones votaron en contra de los acuerdos de cooperación en materia económica y de inversiones que la Argentina firmó con Chinay también se opusieron al proyecto para instalar una estación espacial de exploración lunar en Neuquén.

Hermes Binner fue el único que no votó ya que se ausentó al debate pero el resto de los aspirantes a la presidencia rechazó los proyectos enviados por el Poder Ejecutivo. Sergio Massa (Frente Renovador), Julio Cobos (UCR), Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI), Nicolás Del Caño (PTS Frente de Izquierda) y Víctor De Gennaro (Unidad Popular) votaron en forma negativa.

En una sesión que comenzó con un minuto de silencio por la muerte del fiscal Nisman y un minuto de aplausos para homenajear a Néstor Kirchner, quien ayer hubiera cumplido 65 años, el kirchnerismo -junto a sus habituales aliados- consiguió en la Cámara de Diputados convertir en ley el convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones que la Argentina firmó con China, como así también el acuerdo que ambos países sellaron para la construcción y puesta en marcha de una estación espacial de exploración lunar en Neuquén.

Luego de ocho horas de debate, el oficialismo aprobó con 133 votos a favor y 107 en contra el proyecto vinculado con la base espacial, mientras que los convenios de cooperación económica fueron avalados con 133 votos positivos y 108 negativos.

Los proyectos, que ya tenían la media sanción del Senado, fueron rechazados por distintos sectores de la oposición por "falta de transparencia" y porque responde "a la necesidad del gobierno de conseguir divisas" para las reservas del Banco Central.

El diputado kirchnerista Roberto Feletti cerró los acuerdos con China al destacar que se trata de "la segunda economía del mundo", al tiempo que negó que "haya una relación asimétrica" con el gigante asiático, al remarcar que "el 85 por ciento de las importaciones" de ese país "corresponden a bienes de capital e insumos industriales" mientras que el titular de la bancada radical, Mario Negri, apuntó que "lo que está en discusión es si China ha sido una oportunidad para la Argentina o solo la Argentina ha sido una oportunidad para China" y eso "es lo que nos lleva a no poder acompañar esta decisión estratégica del gobierno".

Por su parte, la jefa del Gen, Margarita Stolbizer, aseguró que "el gobierno está en su derecho de gobernar hasta el último día", pero de "lo que no tiene derecho es a hipotecar nuestro futuro" y "lo que tampoco tiene derecho es a restringir las capacidades gubernamentales de quienes van a asumir desde el 10 de diciembre" mientras que Elisa Carrió fue más contundente: "No nos vengan a engrupir", afirmó y explicó que China "no viene a invertir" con este convenio comercial sino a vender "bienes de capital y servicios de ingeniería en forma financiada".

Desde el macrismo, Federico Sturzenegger apuntó que el Ejecutivo al momento de tomar contacto con China "en vez de aprovechar en buscar ampliar mercados, buscó salvar el cepo, trocando swaps por adjudicación de obra pública" y resaltó que con la aprobación de la norma el Congreso firma "un cheque en blanco".

Asimismo, el massista y secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), Ignacio De Mendiguren, alertó que con estos convenios de cooperación económica se está "entregando el futuro del desarrollo argentino" y aseguró que "es mentira" sostener "que no tenemos capacidad de financiamiento y producción local" y Martín Lousteau (SUMA+Unen) afirmó que este convenio es producto de "la urgencia" del gobierno que "frente a la mala praxis económica necesita divisas" y por eso facilita a China "adjudicaciones directas".

Fuente: DyN

En esta nota