"Mi hija fue violada -cuesta decir la palabra pero así fue- por un conocido nuestro de la familia...Yo hasta lo consideraba amigo”, dice Rodrigo, padre de una joven de 19 años que fue atacada sexualmente. En medio de la conmoción, la respuesta que recibió de la policía que le tomó la denuncia en la comisaría fue un nuevo e inesperado golpe.

"Su hija ya es mayor y ella decide sobre su cuerpo", contó el padre de la chica de 19 años, que le respondieron. "Con eso te das cuenta cómo es la cosa cuando vas a hacer una denuncia de este tipo, tenés que estar explicando un montón de cosas y encima te hacen esos comentarios. Es una locura", dijo indignado a FM Cielo, según publicó el sitio 0221.

El abusador es dueño de un reconocido gimnasio de la ciudad de La Plata. En ese lugar fue que conoció a Rodrigo, con quien formó un grupo de running y solían salir a comer. "Lo conocía hace 6 años y tenía total confianza en él, tanto yo como mi familia, por eso mi hija lo llamó para que la ayude a arreglar algo en casa", contó consternado.

De acuerdo a su relato, el acusado aprovechó el momento de la despedida para sorprender a la joven con un abrazo. "Es ahí cuando la toca. Mi hija se queda como paralizada, nunca iba a esperar algo así de él; y después él empezó a insistirle, a decirle 'vamos a ver tu pieza'". La resistencia de ella no alcanzó para frenarlo. La llevó a la fuerza y abusó sexualmente de ella.

Todo lo que se precipitó después no fue menos traumático. "Está haciendo tratamiento psicológico, tuvo que tomar 14 pastillas del kit que te dan en el hospital por violaciones. Se hizo análisis de sangre, fue dos veces a la DDI, no es que hacés la denuncia y te vas a tu casa. Y para colmo, el denunciado está tranquilo en su casa", enumeró el padre. Es por eso que lo indignó todavía más la respuesta que recibió de la policía. "¿Vos pensás que mi hija va a pasar por todo esto por una denuncia falsa?", le preguntó.

Lo cierto es que la causa ingresó el 21 de marzo pasado a la Fiscalía platense N°11 pero hasta el momento, ni siquiera llamaron a declarar al denunciado. "Dijeron que hay que esperar. Porque como mi hija, por suerte, no tiene golpes, eso dificulta la aceleración de la causa. Fijate la locura...", remarcó.