#AltaData | El apagón fue culpa de Macri Suscribite

X

La nena tucumana de 11 años que quedó embarazada como consecuencia de una violación cometido por la pareja de su abuela, Eliseo Víctor Amaya de 67 años de edad, fue sometida a una cesárea en la madrugada del miércoles 27 de febrero en el hospital Eva Perón sin el consentimiento de su familia, que había pedido un aborto legal.

"Le practicaron una cesárea a Lucía, la expusieron a una tortura de dos meses, la obligaron a parir", informaron a través de Facebook desde el colectivo Ni Una Menos Tucumán.

"Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo", dijo la víctima

El caso salió a la luz hace un mes, después de que organizaciones defensoras de los derechos humanosy de la mujer denunciaran que la víctima sufría presiones para continuar con el embarazo y que estaban dilatando el proceso para que cada vez sea más complicado practicarle un aborto.

"Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo", dijo la nena según consta en el acta judicial de la causa. Su madre también quería que se aplicara la Interrupción Legal del Embarazo por lo que ya había firmado su consentimiento para la práctica.

Sin embargo en las primeras horas del miércoles 27, la ONG Andhes comunicó que la cesárea había sido realizada pese a que la misma no contaba con el aval de la familia. Desde el gobierno provincial informaron que emitirán un comunicado al respecto explicando la situación.

Embed

El bebé se encuentra internado en incubadora pero los médicos no son optimistas respecto a sus posibilidades de sobrevida, debido al tiempo que llevaba de gestación. La nena también permanece internada, según indicaron, en buen estado de salud y fuera de peligro.

La nena había sido amenazada de muerte por su violador para que no dijera nada y recién casi cinco meses después se lo pudo contar a su mamá. Los grupos provida celebraron la dilación de la ILE, el Obispo Carlos Sanchez incluso, en un audio instó a seguir "salvando las dos vidas".