Minutos antes del inicio del debate por la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, el jefe de interbloque de Cambiemos denunció que su número de teléfono fue difundido en grupos antiaborto y recibió mensajes intimidatorios para que cambie su voto.

En su cuenta de Twitter, el diputado radical compartió capturas de pantalla de su celular en las que se ven los textos que recibió de WhatsApp de parte de usuarios que tienen el logo de “Salvemos las Dos Vidas” como foto de perfil.

“Jamás se había violado mi intimidad de esa forma. Se han metido hasta con mis nietos. Un verdadero católico no amenaza ni desea el mal. Por suerte hay personas más tolerantes”, manifestó, y en uno de los mensajes sostuvo, indignado, que quienes hicieron esto “no son católicos, son nazis”.

Embed

“Seguramente es tu nieto… ¿y si no le hubieran dado la oportunidad de vivir?”, le preguntó una persona, que también le habló de “matar inocentes”. Otra mujer, llamada Paola, le exigió su voto “sea en contra y a favor de las dos vidas”, y le deseó que Dios lo “bendiga” y lo “ilumine”.

Luego, la mujer admitió que le pasaron el contacto por un grupo y que quiso darle su “apoyo”. Además, le hizo un nuevo pedido al pedirle que se haga “una ley contra los violentos” porque “esto ya no es una democracia”.

El diputado adelantó su intención de voto a favor del proyecto este martes por la tarde, luego de integrar la lista de indecisos durante los últimos dos meses de debate en comisiones. Si bien había dado indicios de que apoyaría la iniciativa de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, reservó su decisión final hasta las últimas horas previas al debate.

LEÉ MÁS: RANDAZZO ROMPIÓ EL SILENCIO Y SE DEFINIÓ SOBRE EL ABORTO