El Senado retomó este martes la audiencia pública sobre la legalización del aborto, con expositores como los exministros de Salud Ginés González García y Adolfo Rubinstein, entre otros, además de expositores de Uruguay y México que relataron las experiencias positivas de la norma en sus respectivos países.

González García afirmó que "hay una evidencia mundial absoluta de que esta ley tiene que ver con la reducción de la mortalidad materna" y señaló que "en Argentina la ilegalidad genera muchas consecuencias", entre las que destacó la "enorme cantidad de internaciones".

"Tenemos la ocasión de ser huéspedes del G20, ningún país del G20 salvo nosotros tendría esta legislación restrictiva sobre aborto. Es una vidriera al mundo y este es un tema que empieza a ser clamor en la Argentina", agregó.

Rubinstein, por su parte, atacó uno de los argumentos más usados por quienes se oponen a la legalización: el costo que tendría para el servicio de salud la realización de esta práctica. Según mostró el actual funcionario, el ahorro para el sistema de salud ahorraría cerca de 3400 millones de pesos por año.

Durante su exposición, el ministro indicó que "el costo por aborto" en la actualidad (que incluye la atención de las consecuencias de abortos mal practicados) es de 11.500 pesos, mientras que "la proyección para la legalización es de 1.914 pesos" a causa de la "reducción dramática de las complicaciones".

En la misma línea, sostuvo que el costo anual estimado para el sistema de salud es de 4.078,30 millones de pesos y con la legalización se reduciría a 678,60 millones, lo que implica un ahorro para el Estado de 3.400 millones de pesos.

Según Rubinstein, "en caso de que la ley fuera sancionada, el aborto sería en el 90 por ciento de los casos farmacológico", con misoprostol y mifepristona, esta última aún no permitida en la Argentina.

En línea con los datos que ofreció el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, el exfuncionario uruguayo remarcó que "es clara la tendencia de que cuando se legaliza la práctica el aborto disminuye" salvo "excepciones como Cuba" e insistió en que "si se quiere disminuir el número de abortos, la política adecuada para hacerlo es la legalización".

A su turno, el exsubsecretario de Salud de Uruguay Leonel Briozzo subrayó que en el país vecino, a partir de la legalización del aborto, "las muertes maternas han disminuido, hoy Uruguay tiene el privilegio de estar ubicado en segundo lugar con indicadores solo mejorados por Canadá".

En esta nota