El presidente Mauricio Macri aún se niega a hacer pública la letra chica del préstamo de U$S 50.000 millones condicionado del Fondo Monetario Internacional. Intentó de todas formas calmar las aguas al afirmar que el FMI no está "pidiendo nada raro".

"Espero que en la discusión del nuevo presupuesto asome la responsabilidad y la generosidad de toda la dirigencia para que piense lo que le conviene al conjunto de los argentinos", afirmó el Jefe de Estado en declaraciones a radio San Pedro. Macri sostuvo que "conviene fortalecer al país y no quedar tan expuestos a la volatilidad externa como nos pasó desde mayo para acá".

Al ser consultado sobre cuál es el riesgo de haber acudido al Fondo Monetario Internacional (FMI) respondió: "cero", pero aclaró que "lo peligroso es cuando los argentinos nos engañamos". "No nos están pidiendo nada raro, sólo no gastar más de los que tenemos; Argentina hoy tiene el apoyo del mundo entero y estamos en el camino correcto", manifestó.

Destacó que "cada vez somos más los argentinos que entendimos que las posibilidades de crecimiento son casi infinitas si nos sacamos esta mochila que nos aplasta hace varias décadas". En ese sentido se quejó por haber tenido "un Estado gastando más de los impuestos que pagamos, que son muy altos y tienen que bajar". "Tenemos que comprometernos que el Estado colabore con el desarrollo de cada argentino y no que genera una mochila por inflación o acumulando deuda", consideró.

LEER MÁS: La industria se hundió 5% en junio

En esta nota