En la oficina de una compañía de marketing en Tulsa, Estados Unidos, vive un gato llamado Sir Whines-A-Lot (El señor quejidos) que fue rescatado de la calle.

El simpático felino ha adoptado una desopilante costumbre, robarle dinero a las personas que pasan por la puerta del lugar, donde pasa las tardes.

La pregunta que todos se hacen es ¿cómo hace?, bueno la primera teoría que se le viene a la cabeza del dueño de la empresa, Stuart McDaniel, es que alguien intentó pasar un billete por la rendija de la puerta para jugar con él, pero sin intención de perderlo. Sin embargo, no contaba con la habilidad del gato para cazar billetes. Desde entonces, esto se ha convertido en una costumbre, y el felino recauda una cantidad nada despreciable de dinero.

Embed

Los trabajadores del lugar decidieron que, ya que el Señor Quejidos es un gato rescatado, estaría bien dedicar este dinero a ayudar a las personas sin techo que tienen que vivir en las calles de la ciudad.

Embed

Por algún motivo, los transeúntes tienen la necesidad de poner los billetes al alcance del animal, que no duda ni un momento en hacerse con ellos. Por suerte, este pequeño ladronzuelo los recauda por una buena causa, y no para quedárselos para él.