Tras cumplirse seis años de la tragedia de Once, familiares y amigos de las 52 víctimas homenajearon en el andén de la estación de tren a sus seres queridos y dieron la noticia que en el 2017 y 2018 fallecieron dos integrantes del grupo de familiares que exige desde el primer día justicia.

Con emotivas palabras y con la consigna clara de que se confirmen la condena de los 20 imputados por la tragedia, los familiares leyeron varias cartas ante una multitud que se agolpó en la estación de Once.

LEÉ MÁS: A 6 años, Macri recibirá a familiares de víctimas de la Tragedia de Once

“El 2017 y 2018 no fueron fáciles para este grupo y este aniversario es muy especial para nosotros. Después de muchos años de acompañar la lucha como podía, Horacio – papá de Carlitos y esposo de Zulma – cerró los ojos a fines del año pasado y a comienzos de este año, por cosas que uno nunca entiende perdimos a otro compañero de lucha, Carlitos”, contó Paolo Menghini, padre de Lucas.

Y sentenció: “Ya no son 52 sino 54 las estrellas que nos acompañan”.

Luego de sonar la sirena tradicional, quien tomó la palabra de Mónica Pontrioli, madre de Tatiana, manifestó que “hace seis años que este grupo de familiares sigue preso del dolor que se siente tan intenso por momento y desagradable. Es pena y tristeza pura”.

“Desde el 22 de febrero del 2012 todos nos involucramos en una memoria común pero el gran fracaso de algunos es creer que hay un límite para un solo sector de nosotros, cuando la vida es igual para todos”, expresó la mujer con la voz quebrada y no pudo seguir con su discurso.

Y acto seguido, tomó la palabra María Lujan Menghini y concluyó: “Fue un desastre humano la tragedia pero este grupo familiar sigue pidiendo justicia porque aprendimos a transformar el dolor en lucha sustentable por la búsqueda de justicia”.

Los familiares fueron acompañados, también, por los familiares de la tragedia de Cromañon y por la representante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, quien brindó unas palabras y enfatizó en su discurso que tanto la tragedia de Once como los 30 mil desaparecidos “son masacres aunque las quieran disfrazar”.

“No podía faltar. Los 30 mil están con nosotros cada vez que acompañamos el dolor de otras madres y padres. Es lo mismo, seguimos sintiendo lo mismo, la ausencia y presencia, sentimos que estamos juntos”, manifestó.

En esta nota