El Gobierno nacional oficializó la ampliación del Programa de Inserción Laboral, bautizado por el presidente Mauricio Macri como plan "empalme", a través del cual los beneficiarios de planes sociales "seguirán percibiendo esos beneficios aunque consigan un empleo formal".

La medida es, en realidad, la extensión de un programa que ya existía previamente en el Ministerio de Trabajo y que abarcaba planes de empleo que dependía de dicha cartera.

Según especifica la norma en su artículo 1, "las trabajadoras y los trabajadores afectados por problemáticas de empleo incluidos en programas nacionales implementados por el Ministerio de Trabajo o por el Ministerio de Desarrollo Social que accedan a un empleo bajo relación de dependencia en el sector privado, podrán percibir, o continuar percibiendo, una ayuda económica mensual".

De esta forma, la medida comienza a abarcar también a los planes del Ministerio de Desarrollo, entre los que se destacan el plan de cooperativas "Argentina Trabaja" y "Ellas Hacen". El monto del mismo irá a cubrir parte del salario neto mensual (de bolsillo) que reciba el trabajador.

LEE MÁS

Embed

En ese sentido, aclara que "los empleadores gozarán de este beneficio si se trata de una nueva relación laboral, o de la regularización de una preexistente, respecto de la nómina total de trabajadores declarada al día 31 de diciembre de 2016".

El decreto también especifica que quienes sean incorporados al programa podrán percibir el subsidio al empleo por un lapso de 24 meses, "siempre que continúe vigente la relación laboral".