Policías de negro y camuflados, Gendarmería Nacional y la policía comunal desalojaron de forma violenta a vendedores ambulantes de origen senegales y nigeriano que se encontraban vendiendo en el centro de Quilmes, al sur del conurbano bonaerense.

Todo ocurrió sobre la Avenida Hipólito Yrigoyen, a metros de la Peatonal Rivadavia, donde los vendedores estaban parados con sus mantas.

Embed

Los vecinos de la ciudad insultaron a los policías y les pidieron que "combatan el delito".

Los dos hombres detenidos lloraban, mientras les decomisaban sus objetos.

Embed